martes, 7 de mayo de 2013

LAS FANTASÍAS DE SENSUEYE, de Helen A. Campbell

Mi opinión:

Desde el principio de los tiempos, la belleza femenina, fue un gran don y a la vez,  una de Damocles, unas veces utilizada con sabiduría, otras como medida
de presuasión para obtener los fines deseados, aunque no siempre se consiguieran estas aspiraciones. Esta belleza hizo a la mujer más fuerte, sensual y por lo tanto mucho más activa sexualmente hablando.

En el relato, "LAS FANTASIAS DE SENSUEYE", conoceremos a una mujer hermosa en todo su esplendor, que no oculta para nada sus necesidades fisicas-carnales y que trás una ruptura pasional puramente dicha descubre algo que ella no esperaba, "el amor". Sabiendose amante en lugar de amada ha vivido los momentos más tórridos, las situaciones más pasionales, pero ahora todo aquello quedaba en su memoria, que la atormentaba una hora y otra.

Se flagela continuamente recordando y reviviendo los encuentros sexuales, en diferentes momentos, llegando esta continúa reacción a convertirse en su única obsesio y buscando en otros honbres los atributos que su amado tenía, pero sufriendo en soledad ese mal de amores.

Con diálogos claros, transparentes y traspasando del erotismos al porno, con fragmentos tan explícitos como dolorosos para nuestra protagonista.

Fastuoso relato, el que nos ofrece Helen A. Campbell. Novela generosa de principio a fin. Levanto mi copa y brindo a la salud de "SENSUEYE".