sábado, 3 de enero de 2015

NUESTRO LUGAR EN EL MUNDO, de Julia Ortega (RESEÑA)

Se conocían de toda la vida, desde la más tierna infancia en los recuerdos de la una siempre estaba presente la otra, Gillian y Alexandra; Alexandra y Gillian eran simplemente inseparables, formaban una pareja en toda regla y poco les importaban las opiniones ajenas a ellas mismas, aunque mantenían cierta distancia entre la vida socio laboral y la vida privada; además del vínculo amatorio que las unía, compartían una magnífica relación con sus padres. El padre de la una estaba casado con la madre de la otra, una desgracia le unió en el llanto y cupido hizo el resto, -eran una familia de lo más peculiar, pero de lo más unida, se querían y respetaban en las mismas proporciones-.
Alexandra, como ejecutiva de la banca recibe una increíble propuesta de trabajo que no puede rechazar, y qué la traslada a la ciudad de los rascacielos, esto provoca una separación física entre ellas, mientras Gillian dedicada a la enseñanza, se queda en el hogar marital y con su vida amena.   
Pasados las primeras semanas las cosas parecen desviarse de los planes trazados, la distancia hace mella.

Alexandra, ya instalada en NY siente tener el mundo a sus pies y después del horario laboral se emplea a fondo en conocer la cuidad de la mano de sus vecinos, las fiestas son casi diarias, así que su vida social adquiere más protagonismo y el contacto con Gillian se va distanciando; está, nota el cambio en su amada, pero no recibe ninguna explicación que la tranquilice. Para Gillian la vida también ha dado un giro, su nuevo trabajo la rodea de nuevos amigos y su rutina se ve traspuesta.

Involuntariamente y por separado sus vidas van tomando rumbos diferentes, llegando el momento en que ambas dudan de la relación que durante tantos años fue el pilar de sus vidas; el contacto cada vez está más distanciado, sienten la frialdad en sus conversaciones y comienzan a ocultarse cosas que antes compartirían, ya nada era igual y ellas lo presentían.

De manera paralela, en Manhattan, Alexandra, va de fiesta en fiesta, y conoce a otra chica que le despertará sus instintos más vitales, Saffron Adams, una cantante de moda por la que siente una atracción fatal,  al mismo tiempo que empieza a coquetear con ciertas sustancias que la atraparán en su tela de araña y con la cordura desarreglada entra en un bucle complicado. Mientras que Gillian, conoce casualmente a Samuel, un incidente en plena calle sembrará en ellos una serie de dudas existenciales; Gillian le debe fidelidad a Alexandra y Samuel tiene esta en capilla, para casarse con su novia de toda la vida.

Las cosas se van complicando día a día y la relación termina rompiéndose, aunque se hacen la firme promesa de conservar la sólida amistad que años atrás las unió como pareja, pero el amor se había desperdigado entre las millas marítimas que separaban una ciudad de otra.

Por separado emprenden nuevas relaciones, mantienen un contacto cordial como familia y sin romper el vínculo existente entre ellas; ahora se comportan como hermanas, son mutuas confidentes y son conscientes del auxilio que se darán en el momento necesario.
Y hasta aquí puedo contar, lo mejor y el resto está en el interior….

NUESTRO LUGAR EN EL MUNDO. Expone una encantadora historia de amor, haciendo de un tema poco tratado una entretenida y divertida novela, aunque gracias a textos como el de Julia Ortega las parejas de este colectivo salen reforzadas, ¡Ojala cundiera el ejemplo!
Con personajes y diálogos totalmente actuales es difícil no sonreír o sentir un nudo en la garganta en según qué situaciones.
Su lectura es ágil, lo que facilita leerla al ritmo de cada uno. Divertida desde el momento cero. Muy recomendable para aquellos maravillosos locos románticos, imprescindible el buen sentido del humor.

En su quinta novela Julia Ortega, brilla con luz propia, definiéndose en éste género como pez en el agua. Está claro que nuestra autora en cuestión vive cada línea que rellena y yo me alegro de ser partícipe de su buen hacer.
Gracias por tan entretenida lectura.


¡ME LO HE PASADO GENIAL JULIA, FELICIDADES!